El Método TOMATIS, una pedagogía de la escucha

El Método TOMATIS fue descubierto y perfeccionado por Alfred TOMATIS, un médico francés especializado en otorrinolaringología. Dedicó una gran parte de su actividad profesional a estudiar la relación existente entre el oído y la voz, y, por extensión, entre la escucha y la comunicación.

Las investigaciones de Alfred Tomatis lo condujeron a desarrollar una
pedagogía que incita al individuo a encontrar de nuevo sus capacidades de análisis, concentración y comunicación. En efecto, gracias a un conjunto de materiales pedagógicos, nuestro método actúa simultáneamente sobre las tres funciones esenciales del oído: la audición, el equilibrio y la dinamización.

El Método TOMATIS ha ayudado a miles de niños con problemas de procesamiento auditivo, dislexia, dificultades de aprendizaje, déficit de atención, y con dificultades motoras y de integración sensorial.

Ha ayudado a adultos a vencer la depresión, aprender lenguajes con mayor facilidad, desarrollar mejores habilidades de comunicación, mejorar el proceso creativo y el desempeño en el área del trabajo. Varios músico, cantantes y actores, han logrado afinar sus talentos utilizando el Método TOMATIS. Finalmente, muchos clientes reportan mejoras psicológicas: mayor autoestima, nivel de energía y motivación, claridad mental y sentimiento de bienestar.

¿QUE ES EL MÉTODO TOMATIS?

1. Una pedagogía de la escucha
La escucha es la capacidad de poder utilizar la audición de una manera voluntaria y atenta con el fin de aprender y comunicar. Cuando la interpretación mental de la información sensorial transmitida por el oído es errónea, la escucha sufre trastornos. Se habla entonces de distorsiones de la escucha.

Esta distorsión está vinculada a la
disfunción de los dos músculos del oído medio cuyo papel es permitir la llegada armoniosa del sonido al oído interno, y luego al cerebro.

Cuando el mensaje sensorial llega alterado, el cerebro se protege desencadenando mecanismos de inhibición de la escucha.

2. Un aparato para estimular y (Re)educar
El material pedagógico del Método TOMATIS es un aparato llamado Oído Electrónico.

El Oído Electrónico proporciona de nuevo a los músculos del oído medio su plena capacidad de
funcionamiento con el fin de desactivar los mecanismos de inhibición que el cerebro ha activado. el Oído Electrónico permite captar la atención del cerebro en lo que al mensaje sonoro se refiere. Aprende o vuelve a aprender a escuchar progresivamente. Decimos, literalmente, que el oído “se pone a la escucha”.

El Oído Electrónico permite activar el reflejo estapedio. Este reflejo causa la contracción de los músculos auditivos. Se produce un vaivén entre la tensión y la relajación de los músculos auditivos gracias a la
báscula electrónica, un dispositivo capaz de crear una alternancia entre dos condiciones perceptivas del mismo mensaje sonoro. Esta actividad puede compararse a algunos ejercicios de gimnasia, que gracias a un uso repetido y una movilización progresiva del oído, permiten optimizar la transmisión del mensaje al cerebro.

¿EN QUÉ SE BASA EL MÉTODO TOMATIS?

¡Un 90% de los mensajes sensoriales que estimulan nuestro cerebro, entre los cuales se encuentran el movimiento y el tacto, implican a nuestro oído! El oído es por lo tanto un sistema de integración sensorial.

Las acciones de corrección del Método TOMATIS van a actuar de manera simultánea sobre las tres
funciones esenciales del oído que son el equilibrio, la dinamización y la audición.


1. LA FUNCIÓN DE EQUILIBRIO

Depende del
vestíbulo, parte del oído interno que informa al cerebro del menor movimiento corporal. El oído interviene por lo tanto en el control postural y el mantenimiento del equilibrio. El Método TOMATIS, mediante su acción en el vestíbulo, permite al cuerpo encontrar su verticalidad, y al esqueleto reposicionarse.

Así es, bajo el efecto prolongado de sesiones de escucha, se armoniza la coherencia de los mensajes enviados al cerebro por el vestíbulo del oído derecho y el oído izquierdo. Se observan así respuestas motrices menos anárquicas, más fluidas y mejor organizadas.

La acción sobre los
trastornos psicomotores es evidente. Por otra parte, el vestíbulo participa de manera fundamental en la integración de los ritmos a la vez musicales y lingüísticos debido a las numerosas conexiones que mantiene con el cerebro.

2. LA FUNCIÓN DE DINAMIZACIÓN

El oído humano garantiza una función de “
carga cortical”. En consecuencia, necesita ser estimulado para energizar el cerebro y el cuerpo. El sonido es necesario para nuestra realización personal. Cuanto más rico es en armónicos altos, más su efecto es eficaz. Así es, los sonidos con muchos armónicos altos estimulan una extensa red nerviosa, llamada “formación reticulada”, que controla el nivel de actividad global de la actividad cerebral.

Es la razón por que utilizamos principalmente
conciertos para violín de Mozart, cuyos efectos beneficiosos son famosos. Utilizamos asimismo cantos gregorianos cuyo ritmo tan particular desempeña un papel tranquilizante demostrado.

3. LA FUNCIÓN DE AUDICIÓN

Cuando esta se ve perturbada, vemos aparecer no solo trastornos de discriminación, espacialización, lateralización auditivas, sino también una pérdida de la capacidad de extraer un mensaje sonoro del ruido circundante.

La persona es así sometida a una multitud de información que percibe de manera más o menos alterada. La comprensión de los mensajes no puede entonces hacerse mas que mediante esfuerzos muy importantes, lo que genera errores, un
cansancio creciente, irritabilidad y, finalmente, un encierro en sí mismo. El medio ambiente es percibido como algo problemático. Por consiguiente, está claro que la atención y la memorización no pueden ser sino deficientes.

¿A QUIÉN VA DIRIGIDO EL MÉTODO TOMATIS?

Como el oído es un sistema de integración sensorial, desempeña un papel eficaz en numerosos ámbitos.

1. LOS TRASTORNOS DEL APRENDIZAJE

Uno de los factores importantes de los trastornos del aprendizaje es el de una ausencia de conciencia del gesto articulatorio o corporal, lo que conlleva un trastorno de la memoria a corto plazo, condición indispensable para llevar a cabo un aprendizaje normal.
- dislexia
- disortografia
- discalculia
- disgrafía
- disfasias
- dispraxia

2. LOS TRASTORNOS DE LA ATENCIÓN

La atención es la capacidad de seleccionar y guardar en la conciencia un acontecimiento exterior o un pensamiento. La atención puede dividirse en dos componentes:

  • el componente relativo al grado de atención, su intensidad.

Concierne a los niños o adultos que no pueden permanecer concentrados durante períodos suficientemente largos en un trabajo que debe efectuarse, incluso si este requiere poco esfuerzo intelectual y presenta un carácter rutinario o familiar.

  • el componente selectivo de la atención

Es al mismo tiempo la capacidad de resistir a la distracción y distinguir información pertinente de la que no lo es.

La acción de nuestro método en esta forma de atención va dirigida a cualquier persona a la que se califica de distraída, que sufre descuidos y desconecta la atención frecuentemente, lo que puede generar confusiones de sentido.

Una modalidad particular de la atención selectiva es la atención dividida que es la capacidad de poder compartir la atención entre varias fuentes de información o tareas a efectuar. Esta modalidad de la atención, con muchas repercusiones a nivel cognoscitivo, constituye, cuando es defectuosa, una fuente de dificultad o sufrimiento considerable para el niño que aprende en la escuela.

3. LOS TRASTORNOS AFECTIVOS Y EMOCIONALES

Si bien nos damos cuenta de la importancia de movernos para mantener el cuerpo, no siempre nos damos cuenta de la importancia que representa también ocuparse de nuestro
cerebro.

Cuando lo estimulamos enviándole mensajes sensoriales, nos dinamiza y nos relaja. Esta estimulación puede ser deficiente cuando el cerebro desencadena un mecanismo de inhibición o protección. Este mecanismo puede producirse tras un acontecimiento puntual traumatizante llamado choque emocional.

El
cerebro tiende también a protegerse progresivamente cuando el entorno lo agrede. Puede ser el caso de personas enfrentadas a una reorganización del ritmo de vida, el aumento de responsabilidades, a la pérdida de referencias, la presión social…

Los motivos que llevan a recurrir a TOMATIS en el marco del desarrollo personal son pues múltiples y engloban las manifestaciones de “malestar” (de “estar mal”) que podemos encontrar en la vida moderna. Los motivos que más a menudo alegan quienes recurren a él son el
estrés, el cansancio, el agotamiento, la ansiedad y la pérdida de confianza en sí, depresión.

2. EL APRENDIZAJE DE IDIOMAS

“Solo hablamos bien un idioma si lo escuchamos bien, es decir, cuando podemos analizar los sonidos y reconocer el ritmo de la melodía lingüística”
Alfred A. Tomatis

Cada idioma tiene una frecuencia o sonoridad particular, una “música” que le es característica, que condiciona el funcionamiento del oído. En algunas personas, este se rigidiza imposibilitando escuchar correctamente un idioma diferente.

El Dr Tomatis estudió las diferencias de las bandas sonoras preferenciales de cada lengua, que en Español e Inglés casi no tienen puntos en común, lo que explica la dificultad de los hispano-hablantes para aprender el inglés.

Con el Método Tomatis se entrena el oído garantizando la escucha correcta de todas las frecuencias de lenguas extranjeras.

Al entrenar el oído para la recepción e interpretación de los sonidos del idioma por aprender, el estudiante reduce en un 50% la dificultad de este aprendizaje según han comprobado estudios europeos y japoneses.

¿CÓMO SE DESARROLLA EL MÉTODO TOMATIS?

Se realiza un entrenamiento de escucha a través del uso de estimulación sonora, por medio del oído electrónico. Para que sea efectivo y poder modificar la función de escucha se requiere de una estimulación intensiva, es decir, unas sesiones continuadas en un periodo continuado de tiempo.

El proceso a seguir es el siguiente:

LA EVALUACIÓN PREVIA

Primera consulta y evaluación donde se realiza un test de escucha para evaluar el estado inicial de la persona.

LA PROGRAMACIÓN

El programa musical a aplicar se determina tras la evaluación. Se establece en función de la problemática que hay que tratar.


LAS SESIONES DE ESCUCHA

Como cualquier aparato de estimulación muscular, solo hay resultados concluyentes y duraderos si las sesiones de escucha son asiduas, regulares y con periodos de descanso de por medio.

El tratamiento básico del Método Tomatis consta de:

  • Primera fase: 2h/día durante 15 días (total 30 horas)

  • Período de descanso o adaptación: 1 mes aprox.

  • Segunda fase: 2h/día durante 15 días (total 30 horas)

Estas dos fases son el programa básico. Las siguientes fases, en caso de ser necesarias, se determinan en función de cada persona.

EL BALANCE DE RESULTADOS

Al terminar las sesiones de escucha, se realiza otra prueba de escucha que permite medir los progresos obtenidos y determinar si nuevas sesiones son necesarias y
se recomienda volver a la consulta a los 3 y 6 meses para controlar y evaluar los avances adquiridos.

Los resultados obtenidos con el Método TOMATIS son duraderos. Pocas veces es necesario prolongar las sesiones más allá del período prescrito.

No obstante, para ciertas problemáticas, puede ser necesario prolongar un programa. Por otra parte, tras un nuevo acontecimiento como un choque emocional, puede ser necesario volver a empezar un programa TOMATIS.

En determinados casos, y siempre previo estudio y valoración, existe la posibilidad de aplicar el Método Tomatis a domicilio.

¿COMO PUEDE BENEFICIARSE DEL MÉTODO TOMATIS?


Si desea realizar el Método TOMATIS de forma particular póngase en contacto con nosotros y le asesoraremos en función de sus condiciones personales.

También realizamos proyectos de
grupo para empresas, escuelas, colegios, colectivos y organizaciones, acercándoles a sus sedes la realización del Método TOMATIS. Pónganse en contacto con nosotros y estudiaremos su petición.