Terapia de Reflexología Podal

La Reflexología Podal es un arte y una técnica en el tratamiento de la salud. Es tal el efecto terapéutico, que se consigue mejorar en gran medida la salud a nivel mental, emocional y físico.

La terapia trata al
organismo como un todo. Es la práctica de trabajar con las manos sobre los pies para, desde estos, influir en todo el cuerpo y sus funciones.

En los pies se reflejan todos los
órganos y los sistemas de nuestro organismo. Si manipulamos esas zonas reflejas de los pies ejerciendo presión sobre ciertos puntos, estimularemos el funcionamiento no sólo del órgano en cuestión sino de todo el organismo en general.

Es sin duda un tratamiento en sí y un
complemento de gran ayuda para otros muchos tratamientos médicos ya que se trata de un método sencillo y natural de ayudar al cuerpo a curarse.

Un masaje de Reflexología en los pies, algo tan simple y a la vez tan poco común, pone en funcionamiento armónico a todo el organismo. Este toque terapéutico hace a la persona mucho más consciente de su salud tanto psíquica y emocionalmente como funcionalmente.

Lo más aconsejable para
prevenir la enfermedad es hacer medicina preventiva. Dentro de esta rama podemos considerar la Reflexoterapia podal además de poder ser utilizada cuando ya existe la enfermedad.

Para mantener el bienestar, se puede aplicar Reflexología a niños, ancianos y adultos, así como embarazadas. Cualquier edad es idónea para recibir un masaje reflejo en los pies y sentir la agradable sensación de relax y bienestar que produce.

Objetivo de la Reflexología Podal


Por destacar algunas de sus múltiples funciones:

  • Desintoxica el organismo de sustancias químicas como alcohol, café, tabaco…

  • Ayuda a eliminar el exceso de grasas, azucares,.. producto de una alimentación inadecuada

  • Por su gran capacidad de relajación, libera tensiones físicas y psicológicas ayudando a restablecer el equilibrio del organismo.

  • Mejora notablemente la circulación sanguínea

  • Equilibra el sistema energético poniendo en marcha el propio mecanismo de autocuracion que todo ser humano tiene en su interior.



Resultados

Uno de los grandes beneficios de la Reflexología Podal es la reducción del estrés. El 80% de los problemas físicos y emocionales están relacionadas con la tensión nerviosa.

Esta enfermedad (el estrés) afecta a la todos de manera diferente, ocasionando síntomas de enfermedad distintas en cada persona. Algunas de las condiciones más frecuentes son ataques de pánico, depresión, ansiedad, sobrepeso, problemas cardíacos, gastrointestinales, insomnio, etc.

La intención de la Reflexología es equilibrar todos los niveles del ser humano, ya sea físico, mental, emocional, espiritual o de cualquier otro nivel y con ello volver al equilibrio.

Una Sesión para ti

La Reflexología Podal es una
experiencia sensorial, y se ejecuta mediante un masaje de presión profunda y delicada en los pies, con los dedos pulgar e índice.

Una sesión de Reflexología podal dura 50 minutos.

Se puede venir con cualquier tipo de ropa, aunque lo mejor es ropa cómoda.

La persona se tumba cómodamente en una camilla con los pies descalzos para poder recibir el masaje.

Durante la sesión se puede hablar con el terapeuta o relajarse cerrando los ojos. En algunos casos será el terapeuta el que necesite preguntar algo.

El
número de sesiones variará en función de la necesidad y estado de salud de la persona. En caso de problemas crónicos los tratamientos serán más largos y se realizarán como mínimo una vez a la semana, pudiéndose realizar dos veces en semana. En casos agudos se recomienda dos veces a la semana y como medicina preventiva una sesión semanal con dos o tres descansos de varias semanas al año.



La Reflexología Podal es el principio de una nueva vida.